viernes, 29 de junio de 2018

LAS MINIOLIMPIADAS DEL LUIS AMIGÓ.



LAS MINIOLIMPIADAS DEL LUIS AMIGÓ.

En una época donde todos los focos futbolísticos están centrados en Rusia, con motivo del Mundial, en Massamagrell se realizó un evento deportivo de una transcendencia similar, las Miniolimpiadas del Centro Luis Amigó.Como colofón al proyecto de los Valores Deportivos, realizado de forma conjunta con la Penya Valencianista de la Solidaritat, se celebraron diversas disciplinas donde los y las chicas pudieron demostrar todas sus habilidades y destrezas aprendidas durante el curso.
Nuestros niños, niños y adolescentes compitieron al más alto nivel en una gran variedad de pruebas, desde las carreras de atletismo y patines, pasando por los siempre complicados lanzamientos de jabalina y disco, hasta llegar a los deseados partidos de beisbol, balón-tiro y fútbol, donde emularon a las estrellas del momento.
Durante el desarrollo de estas Miniolimpiadas se vivieron verdaderos momentos de diversión y compañerismo, donde muchos de los valores trabajados.
Finalmente, los y las participantes del proyecto pudieron disfrutar de algunos obsequios y premios por su aportación e implicación, mientras se contemplaba con nostalgia e ilusión un video recordatorio de los buenos momentos vividos durante todas las actividades lúdico-deportivas que semanalmente se han organizado en el Centro durante el curso 2017-2018.

lunes, 14 de mayo de 2018

SERIE SOLIDARIA SUPERDEPORTE. 11-05-2018

Miguel Ángel Bossio Bastianini saca su cabeza al mundo en Montevideo, un 10 de febrero de 1960. Con la selección uruguaya disputó 30 partidos y participó en el Mundial de 1986. En Uruguay jugó con Racing, Sud América, y Peñarol, y en España con el Valencia, Sabadell y Albacete. Con el Peñarol ganó cuatro ligas uruguayas, una Intercontinental y una Libertadores.
Tras tanto título, Bossio ha pasado a la historia del Valencia C.F. por algo mucho más sentido y doméstico, y es que supo representar los valores de pundonor y sacrificio por el escudo del equipo en una de las etapas más delicadas del club. Su recuerdo quedará por siempre ligado a la imagen de una venda en su frente y la camiseta ensangrentada en una heroica victoria en el Camp Nou en la complicada temporada de regreso a Primera División. La memoria nos conduce hasta ese choque disputado el 20 de septiembre de 1987. El Valencia acababa de subir a Primera División tras su descenso del año anterior y dio la sorpresa al imponerse al Barcelona de los Lineker, Schuster, Carrasco y Zubizarreta. El gol del Valencia lo marcó Carlos Arroyo, pero el partido pasó a la historia por la imagen de Miguel Ángel Bossio con la cabeza ensangrentada. El jugador uruguayo recibió un vendaje y completó los noventa minutos en una exhibición de esfuerzo, coraje y espíritu de equipo. Fue, sin duda, un jugador que caló muy hondo en la afición y marcó a toda una generación por su enorme profesionalidad y entrega sobre el terreno de juego.
Y este referente del deporte y de humildad es uno de los nuestros, de los que entienden que la solidaridad se escribe con mayúsculas y los que hacen de nuestra Penya un ejemplo de orgullo y compromiso. No todos los días se tiene la suerte de que una leyenda del valencianismo y del fútbol uruguayo te visite, y el lunes 8 de mayo ocurrió cuando Miguel Ángel Bossio entró por la puerta del Centro Luis Amigó de Massamagrell para compartir con chavales con situaciones difíciles sus experiencias y sus valores. Tras una presentación a los chicos y chicas, se realizó una charla donde mostró su cercanía, recordando el sacrificio y el esfuerzo que le supuso llegar a lograr sus sueños como fue jugar un mundial, defender los colores de su equipo en la conquista de títulos y cruzar el charco para encontrar en Valencia la estabilidad laboral y personal que buscaba. Así, pudieron comprobar la humildad y entrega que le caracterizan como persona y que definían su juego sobre el césped. Valores como el compromiso, el compañerismo y las ganas de superación personal, tan importantes en el deporte profesional como en la vida diaria, fueron transmitidos a los niños, niñas y adolescentes del Grupo Amigó y Zagales que pudieron vivir esta magnífica experiencia.
Finalmente, después de una ronda de preguntas, jugaron un partido donde nuestros campeones y campeonas pudieron demostrarle a Miguel Ángel que aquí también hay talento y ganas de mejorar día a día. Lo mejor no fueron los goles ni las paradas, sino las ganas mostradas por todos/as y las lecciones aprendidas de un referente del deporte, que transmite aquello por lo que lucha la “Penya Valencianista per la Solidaritat” de la que forma parte, y la cual les sigue dando la posibilidad de disfrutar de vivencias y actividades tan únicas y satisfactorias como estas.

miércoles, 2 de mayo de 2018

SERIE SOLIDARIA SUPERDEPORTE. 28 DE ABRIL.


UN PAR DE BOTAS, UN TROFEO.

Creemos que se necesitan segundas oportunidades. Que todos las merecen. Y no solo todos. También todo. Una nueva vida para las personas y también para las cosas.
La preocupación por el medio ambiente que nos rodea no tendría sentido sin pequeños gestos cotidianos para devolver al ciclo productivo la mayor cantidad posible de materiales con el correspondiente ahorro económico, energético y humano. Tiene más sentido que nunca reducir al mínimo el volumen de productos que irán a los vertederos. Nuestra vida es mucho mejor así. No solo grandes heroicidades como ponerse delante de arpones para salvar la vida de los animales tienen valor. Actuar a favor del planeta en el día a día desde casa, el trabajo o la escuela, o separar para reciclar son nuestra garantía de supervivencia. El alto valor educativo de esos gestos ya es un hábito para muchos ciudadanos europeos que se basan en la participación social y la transmisión de valores. Cuando acudimos a los contenedores para depositar nuestros residuos de manera ordenada estamos realizando un acto de civismo, de responsabilidad ciudadana, de respeto al medio ambiente. Pero aún hay un mejor fin para aquello que nos sirvió en vida.
¿Y qué tiene que ver esto con las actividades deportivo-solidarias de la Penya Valencianista per la Solidaritat? Pues la respuesta es muy sencilla. El material que ya no usamos, el calzado que nos sobra, es el vehículo con el que otros menos favorecidos pueden hacer deporte. Y es que mucho antes de convertirse en estrellas de la historia del fútbol, algunos jugadores tuvieron que afrontar las enormes dificultades que supone nacer en un barrio pobre. Pero lograron escapar de una vida condenada a la miseria gracias a su destreza con la pelota. Muchos factores han de alinearse para que ese talento vaya por los cauces adecuados pero parece evidente que el fútbol es una buena manera de emplear el tiempo libre de los niños que viven en un ambiente hostil.
En nuestra alianza con la Escuela del Valencia C.F. hemos tenido todas las facilidades del mundo desde el primer momento en que les dijimos que queríamos que las botas retiradas de los chicos y jóvenes de la Escuela tuvieran otra vida. Así, cada uno de los entrenadores de los distintos equipos recibió la consigna de transmitir a sus jugadores el valor de comprometerse con los demás y de cómo lo que ellos desdeñaron es un tesoro para quien vuelva a calzarlo. Con estas, más de trescientos pares de botas van a ser la herramienta con la que miles de ilusiones de todos los rincones del planeta puedan ver la luz. Hay que reconocer que esto no hubiese sido posible sin la decisiva intervención y apoyo de Luis Vicente Mateo y José Vicente Cuixart.
En la actualidad, países como la República Dominicana, Colombia y Uruguay son testigos de que el valencianismo solidario de la Penya Valencianista per la Solidaritat no tiene fronteras y que tu par de botas, sí, esas que duermen el sueño de los justos en un rincón del armario o el garaje son en nuestras manos otro título solidario en nuestras vitrinas de la felicidad. Nada hay más justo que esto.

domingo, 15 de abril de 2018

SERIE SOLIDARIA SUPERDEPORTE. 14 DE ABRIL.

El PROYECTO APRENDE Y EMPRENDE prevee la  construcción en el año 2018 de un campo de fútbol en el entorno de las Aldeas Infantiles SOS  en Montevideo, la primera fundada en América Latina en 1960. El objetivo de este proyecto es repetir las experiencias que ya hemos liderado en Guatemala, República Dominicana, Nicaragua y Ecuador, consistente en conseguir equipaciones de fútbol, botas, medias, pantalón y camiseta, con destino a los niños de los hogares a los que vamos a apoyar e inscribirles en alguna liga local de futbol y organizar torneos o ligas locales de futbol donde puedan jugar. Además de conseguir las equipaciones, se adecuarán las canchas mediante la demarcación de las mismas, porterías y redes para las porterías, así como material para entrenar como balones, conos, petos, refrescos y desplazamientos para jugar los partidos de futbol los fines de semana.
Las condiciones económicas de las familias de estos niños o de las instituciones que los acogen no les permiten comprar los elementos para hacer deporte, siendo su área de juegos prados naturales o descampados. Esta campaña de recogida de material permitirá a los niños practicar su afición favorita, participar en ligar o torneos organizados, favoreciendo y apoyando el cambio de actitudes. Tenemos muy comprobado que los niños que tienen una infancia feliz son más activos y más estudiosos.
Nuestros destinatarios son siempre niños y jóvenes acogidos en la institución en la que desarrollamos también el proyecto de construcción de un invernadero para cultivar hortalizas y mejorar su nutrición, su alimentación, imprescindible para un sano desarrollo de sus cerebros y sus capacidades y su potencial. En esta alianza con la organización del ex presidente de Uruguay José Mujica y el impulso de nuestros adelantados de la PENYA VALENCIANISTA PER LA SOLIDARITAT Pilar Fernández y Eduardo Briones, transfiriendo tecnología y conocimientos para la producción intensiva de hortalizas en invernaderos y en la propia escuela de primaria, estamos seguros de que vamos a crecer todos juntos. Son niños en situación de vulnerabilidad, una alta vulnerabilidad que requiere del apoyo de la sociedad que comprenda que estos 150 niños y niñas atendidos en los programas de Aldeas Infantiles SOS en Montevideo, si bien el universo de población atendida es mayor, dependen de nosotros para que su futuro se escriba con una sonrisa.

sábado, 31 de marzo de 2018

SERIE SOLIDARIA SUPERDEPORTE. 31 DE MARZO.


SE BUSCAN  ENTRENADORES
El Barrio de La Coma empieza su andadura a primeros de los 80 en que se construye una primera fase de 832 viviendas, que luego llegarían a ser finalmente 1.200, dentro de un programa del MOPU para descongestionar Valencia del aluvión migratorio de otras zonas de España y para erradicar el chabolismo y la infravivienda en la partida de La Coma situada en la Lloma Llarga, término municipal de Paterna. Tales viviendas tardaron en ocuparse porque no se había construido un colegio ni otros servicios como el Centro de Salud.

En los orígenes del modo en que se construyó el barrio, residen algunos de los males estructurales que desgraciadamente han empeorado con el paso del tiempo porque la problemática social se ha intensificado y cronificado al no existir servicios comerciales o de cualquier otro tipo que son los que generan trama urbana en cualquier población. En La Coma no existen tales servicios para una población de entre 5 y 6 mil personas, solo aparecen los bloques como hongos, sin absolutamente ningún servicio ni posibilidad de generarlo por la propia estructura de los bloques que no tienen ningún bajo o espacio comercial que permita la apertura de una tienda, una peluquería, un estanco, un bar, una ferretería, o pescadería, o carnicería… ¡nada de nada!

Las viviendas recién construidas eran dignas, algunas, las más altas, dotadas de ascensor, y los espacios entre los bloques (algunos de esos bloques demasiado altos), eran parcelas destinadas a jardines y parques. Y la ubicación de la parcela sobre la que se asienta el barrio es excelente como así lo demuestra la vecindad física de urbanizaciones con viviendas de alto nivel económico.

El hecho de su alejamiento del casco urbano de Paterna a donde pertenece administrativamente, no tiene mucha solución porque que el barrio nunca va a ser ‘abrazado’ por el casco urbano de Paterna y lo que se ha construido por la parte sur del barrio, ha sido precisamente Mas del Rosari que es una zona residencial de alto nivel económico que no tiene ningún tipo de capilaridad ni relación con el Barrio de La Coma, igual que por su lado norte limita con Campolivar, urbanización con la que tampoco tiene ni puede tener ningún tipo de relación por ser mundos absolutamente diferentes y entre ellos no va a poder tejerse nunca una verdadera trama urbana.

Con ese aislamiento, estando rodeado el barrio por urbanizaciones que son ‘otros mundos’, se mantiene una estructura de bloques sin espacios en sus bajos para eventuales locales comerciales porque son viviendas.

En definitiva, La Coma fue un barrio destinado a convertirse en un barrio marginal cerrado sobre sí mismo desde que se abre en 1986, razón por la que en 1988 fue declarado Barrio de Acción Preferente pero se parte de la base de que las condiciones estructurales del barrio imposibilitan crear un entorno convivencial adecuado con una población humilde de condiciones económicas precarias y que hoy día acoge una gran diversidad cultural de razas y nacionalidades.

Pero no solo hay dificultades, porque aunque el problema estructural requiere un replanteamiento de política de vivienda social de largo alcance, en el día a día, en lo cotidiano, hay implicadas personas y entidades comprometidas en mejorar las condiciones de vida y convivencia de las personas que viven y conviven en La Coma.

Si bien es importante las acciones enfocadas al empleo para mejorar económicamente la situación de las familias, o las cuestiones de salud, higiene y salubridad del barrio o la rehabilitación de las viviendas deterioradas, o las necesidades de accesibilidad, o la atención a personas mayores, es del todo necesario y fundamental el trabajo con menores y adolescentes asegurando su educación, la asistencia diaria a la escuela y la programación de un ocio sano. Han surgido iniciativas en este sentido y alguna de ellas es la de una oferta deportiva desarrollada por un vecino del barrio, Ximo Fernández, que ha organizado y llevado a cabo desde hace años y casi en solitario, equipos que, a día de hoy, y con ilusión y gran esfuerzo, tiene en marcha y en competición nada menos que cinco equipos de fútbol y que aún aspira a organizar uno femenino.

Hace unos meses, con un contacto entre la Fundación Novaterra y la Peña Valencianista per la Solidaritat, presentamos un proyecto que está en marcha desde hace tiempo, con el propósito de que conocieran esta iniciativa para poder iniciar una colaboración en la que poder recibir el apoyo de la Peña Valencianista. Ligar la sana práctica de un deporte, que ya de por sí tiene valor para cualquier adolescente, con su compromiso escolar y educativo, es una estrategia inteligente y eficaz porque son dos polos que se retroalimentan mutuamente.

Y eso es lo que percibimos con claridad en ese encuentro con José María Tomás y Salvador Raga, en representación de la Peña Valencianista por la Solidaridad, en la que nos dieron a conocer sus actividades de apoyo al deporte, tanto en países de África, Sudamérica y Centroamérica, como en barrios de Valencia como Nazaret y Fuensanta.

En esa misma reunión nos ofrecieron apoyo que ya se ha concretado en material deportivo para los cinco equipos que Ximo Fernández lleva en La Coma, como botas, balones, etc... y en proceso la iniciativa de apoyar con entrenadores voluntarios que ayuden a Ximo a entrenar y gestionar todas las tareas propias de esos equipos en competición que hasta ahora han pesado sobre sus hombros. Una campaña comprometida de recogida en el Caxton College facilitó la entrega de gran parte de este material deportivo. Para Ximo, este esforzado vecino que de modo generoso y altruista lleva toda esta tarea, el ofrecimiento de la Peña Valencianista por la Solidaridad tiene un enorme valor, pero también lo tiene, claro está, para los niños y adolescentes que dos días a la semana entrenan y que los sábados juegan, y por supuesto, gran valor para el empeño educativo de los centros escolares, puesto que de lo que se trata es de vincular de modo estrecho, la práctica de un deporte que desarrolla valores físicos y educativos con el compromiso de asistencia regular al colegio por parte de cada muchacho.

Aún tenemos por delante posibilidades de colaboración en muchos aspectos y, en concreto, en la línea de encontrar entrenadores que nos echen una mano pero estamos seguros de que, con la implicación de la Peña Valencianista por la Solidaridad, conseguiremos voluntarios para esta importantísima tarea.