lunes, 5 de febrero de 2018

SERIE SOLIDARIA SUPERDEPORTE. 2 DE FEBRERO.

DEPORTE CONTRA LA EXCLUSIÓN SOCIAL
La Penya Valencianista de la Solidaridad colabora con el Centro de Acogida de Menores “Luis Amigó” en la realización de su proyecto “Actividades Deportivas Integradoras”.
Los orígenes del Centro de Acogida de Menores “Luis Amigó datan de agosto de 1885 cuando el fundador de la entidad Hermanas Terciarias Capuchinas, Luis Amigó, creó este centro en la localidad valenciana de Massamagrell para atender a niños/as que habían quedado huérfanos por la epidemia del cólera que ocurrió por la zona del mediterráneo. Dando un salto en el tiempo, dicha actividad de atención a los niños y niñas se retoma en 1997, como recurso de acogimiento residencial. Desde entonces 159 niños, niñas y adolescentes han pasado por sus estancias.
 En la actualidad, el Centro atiende a 18 chicos y chicas, entre 6 y 17 años, que se encuentran en situación de guarda y/o tutela, privados de un ambiente familiar idóneo. El acogimiento residencial es una medida de protección adoptada por la Entidad Pública ante situaciones de riesgo o desamparo, que aconsejan la separación del menor de su núcleo familiar, puesto que supone un obstáculo para su desarrollo y/o bienestar personal y social.
El Centro de Acogida de Menores “Luis Amigó” tiene como finalidad esencial prestar la atención y protección necesaria para favorecer su integridad y correcto desarrollo, así como la formación necesaria para potenciar su proceso individual. Se pretende que superen sus dificultades personales, sociales y familiares, mediante el adecuado manejo de los recursos personales de relación consigo mismo, con sus grupos de socialización de referencia y con la comunidad.
Para lograr tal mejora de su situación, en el Centro se llevan a cabo una serie de intervenciones a nivel educativo, psicológico, familiar, escolar y asistencial por parte de los diferentes profesionales del equipo interdisciplinar. Una parte importante de la intervención se basa en la realización de talleres que complementan el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes que en él residen. Y, especialmente importante es la realización de actividades de contenido deportivo.
En este sentido, tanto la “Penya Valencianista per la Solidaritat” como el Centro “Luis Amigó” comparten como objetivo principal ofrecer el deporte como forma de ocio positiva e integradora, así como una herramienta de socialización a través de la cual potenciar las habilidades personales y la adquisición de valores sociales.
Por ello, este curso, contando la colaboración de la “Penya Valencianista per la Solidaritat”, se ha comenzado a desarrollar un novedoso proyecto educativo. Este proyecto, supone una forma diferente de enfocar las actividades deportivas semanales que se realizan en el Centro.
Así, bajo el nombre de “Actividades Deportivas Integradoras” se presenta un programa basado en una gran variedad de actividades de diferentes disciplinas deportivas, que permiten a los chicos y chicas del Centro no sólo momentos de diversión sino que también está orientado a la mejora de sus capacidades físico-cognitivas, y su uso como un instrumento de integración personal y comunitaria.
Para ello, durante todo el curso se van a trabajar diferentes modalidades deportivas. Las dinámicas se dividirán en dos tipos de actividades: el entrenamiento -para conocer la modalidad deportiva y su reglamento- y el partido –donde los chicos y chicas pondrán en práctica sus habilidades, ya sea contra los propios compañeros y compañeras del Centro, o contra otros grupos de sus mismas edades-. Además, en muchos de los partidos se intenta crear un “tercer tiempo” para compartir momentos e intercambiar impresiones con el resto de chicos y chicas.
Después de cada sesión, el equipo educativo valora a los chicos y chicas en función de aspectos como su esfuerzo, su capacidad de trabajo en equipo, sus valores deportivos como el compañerismo, la asistencia sorpresa, etc. Estas puntuaciones son conocidas por los propios “jugadores y jugadoras” que obtendrán premios tanto a nivel individual como grupal.
Como colofón, está previsto que al final del curso se realice una ceremonia de clausura con la realización de actividades deportivas de los deportes practicados y que más les hayan motivado. Estas “Mini-olimpiadas” contarán con sorpresas para los niños, niñas y adolescentes como actividad final del proyecto “Actividades Deportivas Integradoras”.
La pasión e ilusión con la que realizan todas estas actividades, no hace más que confirmar el éxito de propuestas como la de la “Penya Valencianista per la Solidaritat” y  el Centro “Luis Amigó” al entender el poder del deporte para combatir la exclusión social y posibilitar un presente y un futuro a estos niños, niñas y adolescentes que tanto lo merecen.

martes, 23 de enero de 2018

SERIE SOLIDARIA SUPERDEPORTE. 19 DE ENERO.

PASIÓN POR EL VALENCIA EN MÉXICO.

Rotary International es una organización internacional cuyo propósito es reunir a líderes empresariales y profesionales, con el fin de prestar servicios humanitarios en sus comunidades, promover la ética en todas las ocupaciones y contribuir a fomentar la paz en el mundo. Rotary está integrado por clubes rotarios en más de 200 países y regiones geográficas, que llevan a cabo proyectos para abordar los problemas del mundo como son el analfabetismo, las enfermedades, la pobreza y el hambre, la falta de agua potable y el deterioro del medio ambiente, a la vez que fomentan la puesta en práctica del ideal de servicio por todos los rotarios en su vida privada, profesional, y pública.
Una de las normas de los rotarios es la de intentar establecer vínculos de comunicación y amistad con otros clubes rotarios en cada ocasión en que viajan a lugares alejados de su demarcación. Una de nuestras peñistas, Celia Valiente, nos habló de que se había recibido en Valencia la visita de uno de los miembros del Club Rotary de Moroleón, México. Miguel Zabala, que este es el nombre del visitante, es ingeniero industrial y vino en el año 2006 a terminar su doctorado en la Universidad Politécnica de Valencia. El tiempo que estuvo aquí conoció que en Xirivella se veneraba a la Virgen de la Salud, coincidiendo esto con el hecho de que en las cercanías de su ciudad había un pueblecito muy pobre en una montaña a 3.500 metros de altitud que tenía una ermita en ruinas y en la que también se veneraba a una virgen de la misma advocación. Se recibió por parte del Club Rotary de Valencia la misión de realizar una imagen idéntica a la de Xirivella para hacerla llegar a México, donde Miguel recibió a la expedición, y esta fue llevada personalmente por nuestra peñista para ser coronada en la Catedral de Moroleón, dejarla expuesta al público durante tres días previos a este acontecimiento, y ser llevada posteriormente a esa localidad en la que a partir de entonces se nombró una alcaldía y se dieron una serie de inversiones para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.
Miguel Zabala es gerente de una empresa de diseño y confección de ropa infantil, pero anteriormente a su actividad empresarial fue funcionario del Ministerio de Ciencia y Tecnología llegando a ser diputado en el Parlamento de la República de México durante una legislatura. Moroleón es una ciudad de 120.000 habitantes en el Estado de Guanajuato y nuestro Rotario Miguel desempeñó durante casi veinte años el cargo de presidente de su club. En un entorno de carencias infantiles de todo tipo nos encontramos con dos instituciones fundadas por un sacerdote que recogen en su seno a niños y niñas de la calle de 3 a 15 años de edad que no tienen ni ocupación, capacidad de alimento, ni capacidad de residencia. Estas instituciones son la Ciudad de los Muchachos de Salamanca y la Ciudad de los Muchachos de Moroleón que acogen cada una de ellas un contingente de 70 niños y niñas. El Rotary de Moroleón construyó uno de los dormitorios comunes y cuartos de baño para las niñas de esos centros y, fruto de esa vinculación con el proyecto de la Ciudad de los Muchachos, propusieron a la Penya Valencianista per la Solidaritat en el año 2015 que consiguiésemos material deportivo relacionado con el Valencia Club de Fútbol puesto que, tras la coronación de la Virgen de la Salud, en la ciudad de Moroleón se fomentó una gran admiración por Valencia y por todo lo que la rodeaba. Lógicamente los efluvios de los éxitos internacionales de nuestro Valencia llegaron hasta allí y se vivieron como si hubiesen sido valencianistas de toda la vida. Tanto es así que, a partir de aquel momento, un profesor de la escuela daba entrenamiento semanal a aquellos muchachos teniendo al Valencia de fútbol como referencia. Equipaciones, balones firmados por jugadores del equipo y otro material que puso el club a nuestra disposición fue el resultado de nuestra colaboración fruto de una historia tan curiosa.

sábado, 6 de enero de 2018

SERIE SOLIDARIA DE SUPERDEPORTE 5 DE ENERO.

MUCHO MÁS QUE AFICIÓN EN EL ALTIPLANO PERUANO.

En 2008 pudimos comprobar en nuestro proyecto de El Agustino (Perú) cómo la inseguridad, la violencia y el delito constituyen uno de los principales problemas de un país con muchos contrastes. La violencia juvenil, expresada en pandillas violentas ha pasado a ser un ingrediente importante de inseguridad ciudadana. La existencia de estos grupos perturba la convivencia ciudadana y la pertenencia a una pandilla se convierte en el primer peldaño de una más que peligrosa carrera delictiva pues en demasiadas ocasiones los pandilleros son utilizados como mano de obra barata del crimen organizado. Esta es la expresión a pie de calle de los problemas familiares, de la escuela y de la sociedad. Es por eso por lo que la nuestra y otras organizaciones fueron premiadas por la Naciones Unidas por el trabajo que se estaba desarrollando allí.
El Perú es el territorio de la memoria y la geografía cambiante. Reino del Sol y escenario para la aventura, es el corazón de los Andes, el centro del Pacífico sudamericano y el origen del Amazonas. Estos tres elementos explican su historia, modelan su personalidad y potencian sus oportunidades para el futuro. Nación compuesta por numerosos pueblos caracterizados por una gran variedad regional, se comunica en español, quechua, aymara y decenas de lenguas amazónicas. Sus identidades y peculiaridades son también su principal activo multicolor.
Profundizando más en este proyecto, en la Penya Valencianista per la Solidaritat recibimos solo un año después, ya en el año 2009, la petición por parte de la Asociación Almudi de Valencia de material deportivo que nutriese la actividad que esta organización estaba realizando en el altiplano peruano. “Fomento de la Afición al Valencia” fue el nombre emblemático que recibió un proyecto que realizó diversos campeonatos de fútbol y futbito para diversas poblaciones, sin distinción de edad, y que tenía como sesiones complementarias el estudio y vivencias de los valores en el deporte. La experiencia que tenía la Asociación Almudi nos dio la confianza necesaria pues estos ya habían realizado actividades similares con anterioridad durante siete veranos en países como Nicaragua y también uno en el mismo país peruano. Como decimos, su contenido se basaba en la organización de campeonatos de fútbol que ayudasen a construir personalidades equilibradas y capaces de enfrentarse a los graves problemas que lleva consigo el subdesarrollo de un país con carencias tan tremendas como este. Evitar que la juventud abandone los estudios y se refugie en la droga, en la bebida o que institucionalice actitudes perniciosas como el trato indigno, vejatorio o agresivo contra la mujer, eran metas que también este proyecto perseguía.
Por tanto, la gran mayoría de destinatarios de este proyecto fueron chicos jóvenes de 12 a 25 años de edad, sin excluir la participación de algún equipo para adultos. Así, localidades como Playa Hermosa, San Vicente de Cañete, el colegio Cerro Alegre de Imperial, los poblados de la Sierra de Yauyos en los Andes, Catahuasi, Aiza, Tupe, Colca, Madeán, Chocos y Azangaros recibieron más de un centenar de nuestras equipaciones con las que nutrir estos campeonatos.
Cañete, Yauyos y Huarochirí fueron además afectados por el terremoto de agosto de 2006, con lo que los desastres naturales parece que se ceban con los que de por sí ya tienen una situación al borde del precipicio personal. Es por eso por lo que los de Almudí emprendieron una misión por pueblos de la Sierra de Yauyos en la zona de Quinches, dónde con dificultad puede llegar gente procedente de occidente por lo precario de las comunicaciones.  Visitas a los dos hospitales y a la cárcel con más de 1.400 presos, clases en colegios y otros centros educativos de San Vicente de Cañete sobre valores, prevención del alcoholismo, la drogadicción y la violencia contra la mujer, cursos formativos según la especialización de los voluntarios en informática, contabilidad, higiene, etc… y la entrega del material de ayuda humanitaria recogido a lo largo del año para las zonas más necesitadas, especialmente las devastadas por el terremoto, fueron parte de las acciones emprendidas en esta zona. Como siempre, nuestra Penya Valencianista per la Solidaritat al lado de los éxitos solidarios.

domingo, 24 de diciembre de 2017

SERIE SOLIDARIA SUPERDEPORTE. 22 DE DICIEMBRE.


PEQUEÑOS HERMANOS DE GUATEMALA.

Sí pusiésemos un mapa del mundo en la pared y tuviésemos chinchetas multicolores para clavarlas en los países donde la miseria se escribe con mayúsculas y donde nuestra gente ha dado lo mejor de sí para paliar tanta injusticia solo nos quedaría el mar.
En 1954 un niño fue arrestado por robar la caja de limosnas de una parroquia en Cuernavaca, Morelos, México. Un joven sacerdote, de los Estados Unidos, Padre William Wasson, no presentó cargos contra el joven "porque tenía hambre" y, en lugar de hacerlo, pidió la custodia del muchacho. Una semana después el juez le mandó ocho muchachos desamparados más. Al final del año, ya había 32 niños, y así nació "Nuestros Pequeños Hermanos". Más de 20.000 niños se han criado en la familia de NPH, la cual tiene casas operando en México, Honduras, Haití, Nicaragua, Guatemala, El Salvador, República Dominicana, Perú y Bolivia. Actualmente más de 3300 niños/as son cuidados en un ambiente de amor y seguridad. Nacido el 21 de diciembre de 1923, en Phoenix, Arizona, el Padre William B. Wasson casi inmediatamente después de ser ordenado sacerdote estableció una guardería para niños pobres. El Padre Wasson dedicó los últimos 50 años de su vida sirviendo como padre, proveedor y maestro para niños huérfanos, pobres y abandonados. El 16 de Agosto de 2006 el Padre Wasson murió en Cottonwood, Arizona. 
Dos de nuestros adelantados más comprometidos, Eduardo Briones y Pilar Fernández, que han aparecido en esta serie de artículos con sus proyectos de Ecuador y República Dominicana, fueron los encargados en el año 2008 de llevar la luz del valencianismo solidario hasta NPH Guatemala. Este proyecto pretendía la inscripción de dos equipos de jóvenes acogidos en el orfanato en la liga municipal de Parramos, departamento de Chimaltenango para cumplir un sueño de los jóvenes como era participar en un torneo regular que además les hacía crecer en valores, mejoraba una infancia muy difícil en muchos casos pues la mayoría son huérfanos, abandonados a su suerte en las calles y con falta grave de medios y prioridades que hicieron que nunca pudiesen llevar un uniforme o ser arbitrados por árbitros reglamentarios. Así se brindó la oportunidad a 44 jóvenes y niños a los que se les pagó las inscripciones en la competición, se les compraron las botas, los uniformes y se hizo el pago de arbitrajes. Esto también permitió sociabilizar a estos jóvenes con los jóvenes de otros equipos para sentir que el mundo era más grande que el del pequeño microcosmos de las cuatro paredes de su institución.
Puede parecer muy obvio, pero recordar a estos muchachos normas elementales para el desarrollo del deporte insertadas dentro de las oportunidades que la Penya Valencianista per la Solidaritat les procura es nuestra obligación. Nuestra misión es formar a niños y jóvenes acogidos en estas casas hogares para que sean sobre todo personas responsables y por ello cada uno de los jugadores debe observar en la cancha de juego un comportamiento y una actitud intachable y acorde con los valores de la institución donde la deportividad y el compañerismo entre los jugadores deben siempre prevalecer sobre los resultados del juego. Por tanto se recuerda con insistencia que está prohibido desanimar al compañero y se acepta que las indicaciones de juego deben ser dadas por el capitán del equipo con educación y respeto, se felicita y anima a los jugadores para darles confianza, se les inculca el máximo respeto por los árbitros y los jugadores del equipo rival, que no son adversarios sino que nos ayudan a mejorar, está prohibido insultar escupir o golpear con mala fe al adversario y al campo de juego se debe llegar y salir todos juntos en equipo pues esta es una gran familia, la gran familia del valencianismo solidario.

sábado, 9 de diciembre de 2017

SERIE SOLIDARIA SUPERDEPORTE. 8 DE DICIEMBRE.


BRUNO, UNO DE LOS NUESTROS.

En la Penya Valencianista per la Solidaritat creemos en la integración. Y en el respeto “al otro”. No solo no apreciamos la diferencia, sino que creemos que valorar una cultura o forma de vida por encima de otras fomenta las desigualdades y aumenta el riesgo de fractura social. Es posible la convivencia armoniosa en sociedades que cuentan con diferencias étnicas, culturales, religiosas y lingüísticas, y el afán por mantener la heterogeneidad cultural realza el valor de la diferencia y enriquece a la sociedad. Y pasamos de la ideología a la palabra, y de la palabra a los hechos.
Un hecho no suficientemente conocido en nuestra micro historia ha sido la extraordinaria implicación de un ex jugador del Valencia como Bruno Saltor en muchos de nuestros proyectos solidarios. Su honradez y compromiso en el terreno de juego solo ha sido superado por su conciencia de que las cosas con los que peor lo tienen pueden cambiar con nuestra ayuda. Con él conseguimos abanderar algunas iniciativas en las que él se implicó activamente y por eso siempre será “uno de los nuestros” allá donde se encuentre jugando.
En una de tantas en las que pudimos compartir su pasión, la Peña Valencianista per la Solidaritat en colaboración con ASIPREV (Asociación Subsahariana para la Integración y la Promoción del Retorno Voluntario) organizamos entre octubre y diciembre de 2009 la segunda Copa de la Integración que no era otra cosa sino una alternativa para colectivos en riesgo de exclusión social en la que participaron personas de diferentes nacionalidades con las cuales se pretendía alternar la rutina diaria con la combinación con actividades deportivas. Compitieron en ella equipos de diferentes países como Mali, Costa de Marfil, Senegal, Marruecos, Ghana, Ecuador, Camerún, Argelia, un equipo combinado de África ye un equipo integrado por la Agrupación de Peñas del Valencia Club de Fútbol. El campeonato se desarrolló siguiendo un sistema de liguilla y el vencedor final fue la selección española al vencer a la de Senegal.

Pero queremos que esta nueva colaboración sea un homenaje a nuestro gran Bruno. Corría el año 1993 y Manel Saltor, padre de Bruno y traumatólogo de prestigio, se marchó a Mozambique para formar parte de un proyecto de cooperación internacional. Bruno tenía entonces trece años de edad  y eso nos da pistas de que ya desde muy pequeños Bruno y su hermano Albert han sido educados con valores solidarios. Proyectos en Colombia, en Angola y en muchos países más han sido el reclamo para que en distintas ocasiones Bruno haya “hecho equipo” con compañeros suyos de distintas etapas y hayan convertido el césped en el terreno de juego donde se cambian vidas. El mismo mes de la celebración de nuestro torneo de integración, Bruno Saltor y Joaquín Sánchez participaban en la iniciativa del C.E.U. San Pablo“”Autógrafo x kilo = alimentos para muchos”, en la que con sus autógrafos los futbolistas blanquinegros recogieron más de 350 kilos de comida para el Banco de Alimentos de Valencia. En las instalaciones del centro universitario, los casi 300 estudiantes que participaron en el acto entregaron un mínimo de un kilo de comida envasada y no perecedera para que, a cambio, los dos jugadores les firmaran sendos autógrafos dedicados. El Banco de Alimentos de Valencia es una asociación que atiende mensualmente a 270 centros benéficos de la provincia, mediante la recogida, clasificación y posterior distribución de alimentos donados por empresas e instituciones. Entre 900 y 1.000 familias necesitadas y entre 200 y 300 transeúntes y sin techo son atendidos cada mes gracias a las aportaciones realizadas al Banco de Alimentos. Y es que con un equipo integrado por cracks de la solidaridad como Bruno, nuestras vitrinas no hacen más que llenarse de victorias solidarias.

lunes, 4 de diciembre de 2017

SERIE SOLIDARIA SUPERDEPORTE. 24 DE NOVIEMBRE.

El hogar ”Madre Francisca Casci” atiende desde 1998 por las hermanas Franciscanas hijas de Santa Isabel, a los hijos de los reclusos de Palmasola en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. Actualmente son 4 religiosas y dos novicias las que atienden permanentemente a 42 niños de entre 5  y 17 años que se encuentran en este hogar.
Todos podemos entender que las  cárceles de Sudamérica son bastante distintas a las que uno puede visitar en Europa y, con frecuencia, la convivencia de los niños con sus progenitores en estas cárceles hace que, de hecho, la condena de los mayores se traslade también a sus hijos. 
Por ello, el objetivo de estas monjas es ofrecer un hogar a estos niños en  un ambiente distinto al de la cárcel, brindarles una educación fuera del clima carcelario pues muchos de estos niños, según cuentan las hermanas, han perdido la infancia y la capacidad de soñar. Conseguir llevar a cabo un proceso adecuado para guiar el crecimiento humano y espiritual de los niños lleva a que allí reciban educación escolar en todos los niveles de infantil, primaria y secundaria, educación en salud y medio ambiente, educación física y actividades deportivas y educación creativa en juegos, música, recreación. Los más mayores asisten a una escuela de iniciación donde pueden obtener un título como técnico en temas como electricidad, operador de computadoras, estética, etc…, teniendo así la oportunidad de aprovechar la oportunidad de prepararse para una futura profesión. Se presta especial atención a la educación alimentaria para que esté equilibrada y favorezca el desarrollo normal de los niños y constante es la atención médica que se someten a través de exámenes médicos y la prevención sin ninguna falta de actividades deportivas y el cuidado del cuerpo con la higiene personal adecuada.

El día a día de los chicos comienza por la mañana con el desayuno y van a la escuela para volver para el almuerzo. Por la tarde desarrollan tareas, meriendas y actividades recreativas. Antes de la cena se divierten jugando, viendo una película o en una variedad de actividades. Los fines de semana suelen salir en campamentos o visitas a lugares de interés.

Pero también aquí ha llegado el valencianismo solidario. En alianza con la expedición de médicos BE SOLID (ser sólido, ser fuerte y ser solidario) de la Asociación Valenciana de Asistencia Sanitaria y Social Voluntaria llegamos a Bolivia dentro del Plan “CAINCO con corazón” y de la mano de Carlos Sabja, capitán de la Selección Boliviana de Fútbol Sub 15, les hicimos entrega de un nutrido juego de equipamiento deportivo y camisetas oficiales del Valencia C.F. que donamos desde la Peña Valencianista per la Solidaritat. Este fue el acto de clausura del proyecto en el que los médicos valencianos atendieron a más de 3.500 niños en las poblaciones de Santa Cruz, Trinidad, San Javier, Concepción, y en los campos de damnificados de las inundaciones del Río Grande en San Julián. Desde aquel momento en Santa Cruz y en sus ligas juveniles el nombre del Valencia juega las ligas de los mejores porque acompañamos también a los hijos de los reclusos.

lunes, 13 de noviembre de 2017

SERIE SOLIDARIA SUPERDEPORTE 10 DE NOVIEMBRE.

EL ESCUDO DEL VALENCIA EN UN ORFANATO DE LETONIA.

Unos nueve millones de niños de todo el mundo viven internados en orfanatos o residencias infantiles. Se trata de niños y niñas que sufren la pobreza, que son víctimas de conflictos armados (niños huérfanos por la guerra, refugiados o separados de sus familias), afectados por el SIDA y menores discapacitados, entre otros. En España el acogimiento residencial se produce con las malas relaciones familiares, las dificultades económicas, la incapacidad de los padres o la llegada de menores inmigrantes no acompañados. Pero es en la Europa Central y del Este donde, de forma llamativa, un millón de niños viven internos en instituciones, siendo Rumanía, Rusia y Letonia los países que han sufrido un aumento más considerable.
En el caso de Letonia, el posible remedio que propiciaría el voluntariado local se encuentra con que no tiene prestigio. Los ciudadanos no se involucran porque falta información y tiempo, son escasos los ciudadanos motivados para emplear parte de su tiempo libre, conocimientos y aptitudes en ayudar a otras personas que se encuentran en situaciones difíciles. Esta circunstancia se debe en buena parta a la falta de un nivel de bienestar básico. La ausencia de una clase media estable hace que personas que quieran involucrarse en programas de voluntariado ya que la experiencia prácticamente universal muestra que la mayoría de los voluntarios no vienen ni de los pobres ni de los ricos, y son abundantes donde hay una amplia clase media.
Por ello, estudiantes valencianos del Club Universitario Carel han venido realizando durante distintos años tareas solidarias en el orfanato Grasu Berna Ciemats  de Cesvainne (Letonia). Junto a ellos, han participado también universitarios holandeses, lituanos y letones, con un ambiente internacional muy positivo para todos.
Los voluntarios, en torno al medio centenar en total, han estado desarrollando tareas de reconstrucción de instalaciones deportivas, llevando desde Valencia  todo el material necesario, desde los elementos para montar porterías hasta pinturas para hacer las líneas de las canchas. También se ocuparon de la construcción de una granja para animales domésticos con un vallado en un recinto habilitado para el ganado que se encuentra al cuidado de los chicos del orfanato. Además de estos trabajos, los universitarios organizaron y participaron en actividades deportivas y de tiempo libre dirigidas a los niños del orfanato con la aportación en 2005 de la Penya Valencianista Solidaritat de distinto material deportivo y medio centenar de equipaciones completas del Valencia que hicieron muy felices a los niños. Estos voluntarios ayudaron del mismo modo en las tareas de restauración de un caserón en el que se desarrollan actividades de pre-tecnología y manualidades con los chicos internos, además de contribuir a la creación de un vivero. Asimismo, la labor de los jóvenes universitarios también consistió en cortar y ordenar gran cantidad de leña para alimentar las chimeneas durante el invierno, drenajes de diversas áreas y accesos a viviendas, poner en funcionamiento un pozo de evacuación de agua, llevar a cabo los primeros pasos en la elaboración de una granja con diversas labores de jardinería.

Pero no faltó tampoco el elemento humano pues los universitarios compartieron parte de su tiempo con los niños del orfanato proporcionándoles así un clima óptimo para su desarrollo emocional, ya que muchos de ellos padecen carencias fruto de una infancia problemática. El objetivo de la granja escuela es formar a los jóvenes en las tareas agrícolas que constituyen la base de su economía, así como proporcionar un foco de desarrollo local a través del turismo rural y la recuperación de especies animales autóctonas. ¿Quién le pone fronteras al valencianismo solidario? Nosotros no.